Su operación tendrá que combinar, cada vez más, la infraestructura instalada con nuevas tecnologías, como la Nube. Para hacer esto más simple, la sugerencia es contar con el soporte de un consultor especializado

Si su empresa aún no trabaja con la computación en nube, más temprano o más tarde, integrará algunos de estos recursos a sus procesos. En ese momento, surgirán dudas sobre qué modelo debe ser elegido, y de qué forma la Nube será aplicada.

Para remediar esas dudas, no siempre su equipo tendrá disponibilidad para analizar recursos y demandas de la tecnología, o formas de evitar problemas circunstanciales con la TI. Por lo tanto, la indicación es utilizar el apoyo de una consultoría de TI para simplificar la integración entre su infraestructura instalada y las nuevas soluciones.

¿Cómo una consultoría de TI puede facilitar su migración a la computación en nube? 

Si su operación todavía está evaluando cómo obtener mejores resultados con el uso de la Nube, una sugerencia para tener éxito en este proyecto de TI es definir de forma juiciosa los conceptos Cloud. A fin de cuentas, toda implantación tecnológica tiene sus impactos y, por lo tanto, es fundamental estudiar y ponderar sobre las opciones.

En este caso, el trabajo del consultor es proponer, analíticamente, la mejor salida para combinar lo que ya tiene y lo que está disponible en el mercado, ahorrando tiempo y dinero, además de evitar pruebas innecesarias e iniciativas inadecuadas.

¿Qué considerar a la hora de invertir en la nube?

Hay varias maneras de comenzar su viaje hacia Cloud Computing. Ya hablamos aquí en el Blog, incluso, sobre algunos puntos importantes. Sin embargo, hay una serie de cuestiones que las soluciones necesitan ser evaluadas, en las que el consultor debe ayudar a su empresa. Estamos hablando de:

  • Costos para adoptar un determinado modelo (y de los ajustes internos que, quizás, sean necesarios);
  • Seguridad ofrecida por la solución;
  • Adherencia y compatibilidad con el sistema legado;
  • Rendimiento (¿el rendimiento real de la solución es lo que su empresa necesita?);
  • Escalabilidad (es posible, por ejemplo, ¿contratar más procesamiento en caso de urgencia interna o pico de consumo de datos estacionales?) ;
  • Impactos directos a la operación (como la implementación afectará su rutina).

¿Es posible hacer que este trabajo sea más sencillo?

El soporte de la consultoría de TI tiene el papel de ajustar su demanda con la oferta disponible. Para que sea efectivo, encuentre equipos enfocados en las mejores prácticas de Gestión de Proyectos. Es así que su propuesta tendrá más asertividad y control, en todas las fases de implantación.

Es decir: es esa preocupación que va a agilizar su retorno y maximizar la atención a su equipo. La idea es hacer el camino de adopción más práctico y productivo, sin generar ruidos dentro de su propio negocio.

¿Quieres saber más sobre cómo tener los Servicios de TI, con soporte, en tu rutina? ¡Siga nuestro Blog o hable ya con los consultores de Nap IT!