Si usted ha adquirido un equipo para ampliar el rendimiento de su red y aún así tiene un problema de lentitud, la aplicación de un Tuning de Red permitirá que su tecnología alcance su más alta capacidad

Hay momentos en que la infraestructura de su red no responde a los objetivos de negocio de su empresa. Con eso, usted desacredita en la capacidad de sus equipos de red y tiende a buscar inversiones para adquirir nuevas tecnologías. Pero, incluso con nuevas soluciones, la red puede no operar en el 100% de su desempeño, haciendo que persistan problemas de lentitud, inestabilidad y caída. Muchas veces, la falta de dimensionamiento ocurre por la falta de conocimiento del equipo de TI sobre los procesos más eficientes de configuración o porque el equipo está enfocado en los servicios de soporte interno, en incidentes diarios o llamados, y por eso no logra hacer análisis proactivo sobre las condiciones de la red.

Por lo tanto, este es el escenario ideal para su empresa para realizar una Evaluación de Red, un análisis aplicado por expertos para identificar si el bajo rendimiento está asociado a la forma en que sus tecnologías están configuradas. En este caso, una de las mejores opciones es la aplicación del Tuning de Red.

¿Cuáles son las ventajas y cuándo aplicar el ajuste de red?

El Tuning de Red personaliza las tecnologías para entregar red de alto rendimiento, con la mejor relación costo-beneficio. Su ventaja es hacer que los equipos operen de forma redundante y con alto rendimiento. Se puede aplicar en redes inalámbricas, redes locales, redes WAN, en sistemas de seguridad de la información, en Telefonía IP, en sistemas de colaboración, como videoconferencia y telepresencia, y en ambiente de servidores para la comunicación de bases de datos. La aplicación trae buenos resultados para el buen funcionamiento de la red, pero desafortunadamente, las empresas buscan los servicios del Tuning de Red cuando los sistemas ya están presentando problemas de desempeño.

Antes de que esto ocurra, la empresa no ve como una inversión necesaria, sin embargo, el Tuning de Red aplica las mejores prácticas en los equipos y, además de mostrar la capacidad del ambiente actual, responde cuestiones relacionadas con la planificación de futuras escalas de las tecnologías. Por lo tanto, es un reto utilizar el Tuning de Red antes de que la infraestructura de red interrumpe los procesos de su empresa, pues cuando llega a ese punto, es señal de que ella venía presentando lentitud e inestabilidad desde tiempos hasta llegar al punto de parar.

Tal vez usted y su equipo no se dieron cuenta, pero poco a poco la inestabilidad redujo la productividad de la empresa, retrasó las entregas y generó estrés entre los empleados. Es importante entender que el Tuning de Red puede y debe ser tratado como acción preventiva, por la cual su red se mantendrá estable, minimizando al máximo la ocurrencia de problemas.

Rodrigo Alabarce

Lea también: Cinco factores que llevan su red de ordenadores a la lentitud.